Honestamente hemos dejado un tiempo prudencial entre las mudanzas y vacaciones de verano para preparar, como anunciamos, un cambio importante. Mientras todo esto transcurría y el mundo se tornaba intenso, seguimos experimentando con nuevos materiales para nuestras joyas. Esto nos permitió optimizar procesos y ya revoloteando en aquello de las técnicas, se nos ocurrió como tantos incursionar en el mundillo del 3D, para fabricar nuestras propias herramientas, porque decidimos autoproclamarnos «makers» como toda una generación que durante bastante tiempo anduvo por allí haciendo garabatos, experiencias y mil intentos por ir conquistando pequeños saberes transferibles a bellos objetos. La consigna es no perderle el gusto a las tareas manuales.

¿Cómo será?

Buenos materiales para facilitar tu trabajo

Conseguimos reducir el tiempo de pulido de las piezas y por tanto la cantidad de material que se desperdicia, dispersa por todos lados. Nuestros cortantes tienen filos ultra delgados aunque resistentes: sólo debes asegurarte de extender la arcilla sobre un vidrio, azulejo o superficie muy lisa de un material que se pueda llevar al horno. Esto también permite que la parte posterior de las piezas sea totalmente regular y que no debas remover con químicos las huellas u otras suciedades que suelen adherirse durante la manipulación.
Para el caso de los cortadores que estampan y cortan a la vez, o los que poseen formas intrincadas, te dejamos unos tips que si implementas van a cambiar definitivamente tu forma de trabajar.

  • Utiliza guías para obtener un espesor parejo de la arcilla al extenderla, o bien tu máquina de pasta.
  • Trabaja sobre un azulejo perfectamente limpio y asegúrate de que la masa se ha adherido a la superficie.
  • Coloca una hoja blanca de papel sobre la masa y vuelve a pasar el rodillo, esto elimina cualquier marca.
  • Sumerge el cortante en almidón de maiz y descarga el excedente con un pincel o simplemente dándole unos golpecitos. Este es nuestro método favorito, pero puedes rociar con un spray muy fino de agua antes de cortar, o humedecer los bordes del cortante en una esponja embebida en agua jabonosa.
  • Posiciona el cortante y empuja apenas como para marcar el contorno sin cortar ni estampar.
  • Vuelve a ubicar el cortante sobre la marca y repite la operación, ahora lograrás marcar la masa.
  • Finalmente lleva el cortante hasta el fondo y muévelo levemente antes de retirar, asegurándote de presionar tanto los contornos como las marcas internas si las tuviera. Necesitas repasar haciendo presión.
  • Retira hacia arriba y voilá!

Este procedimiento es especialmente favorable para los mini cortantes, los intrincados y los que además estampan.
Cualquier duda nos dejas un mensaje en nuestro WhatsApp.